EDGAR RAMIREZ, LO VUELVE HACER.!

Mejor actor latinoamericano del año por GQ Mexico.

El actor venezolano Edgar Ramírez sigue cosechando éxitos internacionales en su carrera, esta vez la revista GQ México le ha reconocido como el actor latinoamericano del año. El anunció se realizó este viernes 09 de octubre, al momento de saber el triunfo, El Venezolano agradeció el reconocimiento además de publicar el momento en su cuenta de Instagram.

“Aquí́ desde mi casa disfrutando del evento, lamentando no haber podido asistir y emocionado con acompañarlos el año que viene! ¡Felicidades nuevamente a todos los ganadores – algunos de ellos amigos entrañables – un gran honor estar entre Uds.!”

La revista también hizo el anuncio a través de un video en su cuenta Twitter; además agregó una imagen del actor como portada de su red social. Las felicitaciones al venezolano no se hicieron esperar y más de un seguidor dejó algunas palabras para Edgar, además de recordarle que es un orgullo su gentilicio y continúa dejando el nombre de su país Venezuela en alto.

Edgar y sus inicios

Estudió Comunicación Social en la Universidad Católica de Caracas la capital de Venezuela, mientras descubría el mundo del celuloide participando como actor en diversos cortometrajes estudiantiles.

En 2004, después de una breve andadura como publicista de una ONG, Edgar inició su andadura profesional en la pequeña pantalla, con la telenovela Cosita rica, interpretando al protagonista a quien llamaban “Cacique” de allí su apodo, cuyo éxito le reportó una enorme popularidad en su país natal.

En 2003 debuta en el mundo del largometraje con el filme Yotama se va volando. Ya era un actor con notable reconocimiento a nivel nacional cuando en 2007 recibe la llamada de Paul Greengrass para sumarse al reparto de El ultimátum de Bourne, primera parada de una exitosa carrera internacional que le ve triunfar en títulos del calibre de En el punto de mira, Che el argentino, la miniserie Carlos o la segunda parte de Furia de titanes.

El éxito obtenido por su participación en las ya mencionadas producciones hace que el Venezolano siga aumentando su trayectoria en la gran pantalla con cintas como La noche más oscura, Libertador, El Consejero, Líbranos del mal, Point Break: Sin límites o Joy , entre otras.

Venezolano 100%

“La misma razón por la que soy actor es la misma por la que hubiese sido antropólogo o sociólogo: por un profundo humanismo. La cosa humana me obsesiona. La actuación es la forma más poética que he encontrado de comprender la naturaleza humana. Para mí, ser latino y ser venezolano ha sido una ventaja comparativa, es lo que me ha diferenciado de otros actores.”

Palabras como estas hacen más humano al queridísimo venezolano, y es que el echo de que no resida hace años en su país natal, no ha hecho menguar el amor por su patria, y aprovecha cualquier oportunidad que tiene para mostrar el apoyo a su país.

Al actor le pesa su patria. No puede ni quiere ocultarlo. Le duelen la dictadura, la injusticia, la falta de libertades y el éxodo de millones de personas que todo ello ha generado. “Hay un dolor terrible, un dolor insuperable, es indescriptible lo que significa el destierro. El exilio es el peor castigo, es una cosa que es muy difícil de superar”. Su generación, agrega, estará marcada para siempre por eso.

Reside en Los Ángeles, California, desde hace algunos años, pero al hablar de su tierra, aún se mezclan la rabia, la añoranza y la impotencia, así como la melancolía. Sabe que Venezuela continuará con todo y los azotes que ha sufrido, aunque también tiene en cuenta que la resolución no se vislumbra cercana porque ya ha sido manoseada por intereses extranjeros.

Sus frases, sus gestos, la reiteración de sus propias respuestas. Todo en Edgar Ramírez deja claro que no importa si es actor, periodista o diplomático: él todo lo hace con pasión. Sus intereses y obsesiones rebasan cualquier profesión o proyecto en el que se enfoque, por ello siempre continuara dejando en alto el nombre de VENEZUELA.

Leave a Reply
Your email address will not be published. *

Click on the background to close